La scooter más cotizada: la Vespa.

Para la vespa los años no pasan

A sus 60 años no deja de causar sensación entre jóvenes y no tan jóvenes. Quién les diría a los escépticos de la época que esta scooter tendría tanto éxito que perduraría hasta nuestros días. Esta moto, que nació a finales de la Segunda Guerra Mundial, ha vivido numerosos cambios sociales y ha sabido adaptarse a estos airosamente. Ello le ha merecido multitud de fans, de entre ellos numerosos famosos.

Ya en los años 60 esta moto tan especial protagonizó una vuelta al mundo de manos de dos universitarios españoles. Gracias a varios patrocinadores, de entre ellos la propia Vespa, lograron dar la vuelta en 79 días, superando así el mítico viaje de Phileas Fogg de 80 días. Actualmente podemos encontrar la Vespa que estos intrépidos estudiantes emplearon en su aventura en el museo Piaggio de Turín.

Grandes artistas de la talla de Anthony Quinn, Dean Martin o John Wayne han salido en la gran pantalla subidos a una Vespa. Así mismo, Audry Hepburn y Gregory Peck estuvieron montados en esta scooter durante toda la película Vacaciones en Roma de los 50s. Y no solo ha compartido escenario con grandes estrellas, sino que también protagonizó alguna canción.

Nuestros padres y abuelos no han sido los únicos que han sufrido la pasión por la Vespa sino que actualmente numeroso famosos de la talla de Brad Pitt, Julia Roberts, Gwitney Paltrow y Jude Law han sido vistos subidos a la scooter más famosa. Y es que esta scooter que está al alcance de
casi todos los bolsillos ha causado furor entre famosos y gente de a pie.

Año tras año, época tras época

La Vespa ha marcado tendencia y un estilo de vida. En los años 60 representaba la aspiración de promocionar social y laboralmente, y era conducida por una gran mayoría de hombres de veinte años casados y trabajadores. En cambio, actualmente el conductor mayoritario es una mujer de entre 21 y 35 años, independiente, con estudios universitarios y con gustos aventureros. Las sensaciones que une a los conductores de una y otra época son la libertad, evasión e independencia que les proporciona conducir una Vespa.

Si la Vespa fuera una persona sería alguien muy auténtico puesto que ha conseguido seguir siendo ella misma, una scooter que nació con las premisas de comodidad, limpieza y economía, las cuales la han caracterizado hasta nuestro días. Todo ello le ha hecho merecedora de ser uno de los cincuenta objetos elegidos para  la primera edición de la Bombay Sapphire Exhibition, en el cual escogieron los objetos que habían marcado estilos en el último centenario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *