Lo que tienes que saber sobre los líquidos de frenos

Cuando presionamos la maneta o el pedal del freno, es la bomba la que provoca un efecto multiplicador de la fuerza ejercida y esto es gracias a que los líquidos de frenos se mueven con una determinada presión a través de los latiguillos.

Líquido de frenos

Es el encargado de transmitir la presión en el sistema hidráulico de frenos, teniendo que soportar altísimas temperaturas sin evaporarse, de lo contrario, afectaría negativamente al sistema.

Ahora bien ¿qué requisitos tiene que cumplir un buen líquido de frenos? Entiendo que lo primero que debe cumplir un líquido de frenos es que sea capaz de mantener sus características durante el tiempo de uso. También debe resistir temperaturas bajas y mantener su grado de fluidez. Además, debe tener, en su composición, sustancias que toleren un cierto grado de humedad procedente de la atmósfera.

En su fórmula, no puede haber componentes que deterioren los materiales por donde actúen como, por ejemplo, gomas. Pero, además, tiene que incluir elementos que no dañen a los metales como el acero. Esto es lo que recogen las distintas normativas que regulan los líquidos de frenos. Básicamente son las normas SAE j1703 y la FMVSS116 más conocida por todos como DOT.

Esta DOT define las calidades que deben tener los líquidos de freno:

   -Punto de ebullición de equilibrio.

   -Punto húmedo de ebullición.

   -Viscosidad.

   -Comprensibilidad.

   -Protección contra la corrosión.

   -Compatibilidad química.

Básicamente, hay dos tipos de líquido de frenos: los que tienen una base de glicol y los que tienen una base de silicona. Realmente, podemos utilizar uno u otro, pero, nunca, mezclarlos. Si queremos cambiar de uno a otro, es necesario limpiar con un chorro de agua el sistema antes de proceder al cambio.

DOT3

El punto de ebullición de equilibrio es de cerca de 200 C·, a mayores temperaturas se produce la vaporación del líquido o vapor loock.

Su punto húmedo de ebullición, es decir, la temperatura de ebullición del líquido contando con un 3,5% de agua en él, es de 140 C·

Es el líquido de frenos usado en la mayoría de los vehículos. Es el más barato y, realmente, lo puedes adquirir en cualquier sitio pero absorbe el agua fácilmente (hidroscópico) y esto, aparte de provocar la pérdida de las propiedades del líquido con el consiguiente efecto sobre los frenos, además, facilita la aparición de la corrosión del sistema de frenos.

DOT4

Su punto de ebullición de equilibrio es de 230 C· y su punto húmedo de ebullición es de 155 C·.

No absorbe el agua tan fácilmente como el DOT3 y su punto de ebullición es más alto, haciéndolo más adecuado para un uso más intenso de los frenos, ya que alcanzarán una altísima temperatura. Esto es debido a que contiene aditivos que previenen en cierta medida los efectos del agua. Sin embargo es más caro y también puede provocar la corrosión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *