Productos de limpieza: Autoglym

El ordenador, ese aparato que está presente en todos los hogares, puede ser nuestro mejor amigo y la mejor fuente de ocio, o convertirse en nuestra peor pesadilla solamente porque no reconoce un archivo recibido por correo. Buscar un programa que abra este dichoso archivo puede revelarse como una operación tediosa que casi nos haga tirar la toalla. Y eso que estamos hablando de una herramienta necesaria ya para la vida cotidiana. La mejor solución, un programa que lo abra todo como el Free Opener, y que salga el sol por donde quiera.

Pues qué decir de nuestra moto, esa amada máquina en la que hemos depositado todo nuestro deseo de pasar un buen rato. La verdad es que es poco tiempo el que le dedicamos respecto al goce que es capaz de ofrecernos, y tras recibir sus sensaciones, personificamos sus líneas tal cual lo plasmó Stephen King en su magnífico best seller Christine. Le damos vida y en ocasiones somos incluso capaces de escucharla aún parada en el garaje.

Cuando nos sentimos bondadosos le prestamos algunos minutos para cuidarla, revisar los niveles, inspeccionar los elementos en busca de algún defecto, mantenerla perfecta tal cual salió del concesionario y de paso limpiarla para agradecerla lo que ella es capaz de ofrecernos, aunque sea con un gesto tan simple como intentar conservar los brillos de metales y plásticos con los que está compuesta.

Como en el ordenador, vemos que cada componente necesita de un cuidado tal cual un archivo necesita su propio programa para ser abierto. Así, la cúpula se limpia de una forma diferente a como se hace con el bloque motor, o la visera del casco se limpia de forma diferente a como se limpia el asiento, la cordura o el cuero. Se puede echar un agua por encima y quitar lo más severo, pero pronto descubriremos con estupor que nuestra moto ha envejecido rápidamente tal cual lo haría nuestra piel si sólo nos ducháramos con agua clara…. y ya no digamos nada del pelo.

A la moto le sucede exactamente igual:

Autoglym, empresa líder en el sector, sabe de la personificación que hace el motero a su máquina, ese cuidado que sólo él sabe darle a su moto y nos ofrece un paquete de productos con el que bajarnos al garaje y darle vida y lustre al metal y plásticos.

Hemos podido probar el conjunto de productos y, ciertamente, la eficacia es evidente. Se trata de un conjunto de productos destinados al cuidado, limpieza y mantenimiento de los distintos materiales con los que están compuestos la moto, principalmente plástico y metal, además del cuero de las vestimentas y asientos de la moto. Además de conseguir un acabado perfecto, conseguimos hacerlo en un tiempo record.

Olor y Tacto

El olor y tacto de los productos ofrecen confianza y aunque parezca recordarnos a productos familiares, comprobamos que superan el poder de los productos cotidianos y domésticos. El hecho de tener todo el kit de productos a mano cuando nos decidimos a darle esplendor a nuestra montura nos facilita enormemente la tarea, a lo cual debemos añadir que, sinceramente, no vamos a encontrar mejor forma de hacerlo. Desde el abrillantador instantáneo, que nos socorre de un apuro desincrustando la suciedad menos incrustada o da un toque final en una exposición resaltando los plásticos y acrílicos sobre todo lo que le rodee, hasta el protector de motos que protege los materiales durante un largo periodo de inactividad, pasando por los pulimentos finos de plásticos, pulimento específico de metales y un sobresaliente limpiador de pantallas y viseras que difícilmente encontraremos similar gracias a la capa protectora que deja para que la siguiente vez que lo utilicemos nos sea más fácil eliminar las incrustaciones, sobre todo de insectos.

Al igual que hacemos con otros actos, el del cuidado de la moto no se debe descuidar si pretendemos conservarla en el tiempo y que nos siga identificando en reuniones y quedadas.

Si eres un verdadero aficionado del mundo del motor sabrás de lo que estamos hablando, habrás probado infinidad de productos y te habrán hablado de otros tantos trucos. Cuando pruebes Autoglym, comprobarás que no estamos exagerando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *