Pautas para cambiar el tubo de escape a tu scooter

La función del tubo de escape es expulsar los gases producidos por la combustión de la mezcla del combustible con el aire y amortiguar su sonoridad.

El tubo de escape va unido al motor por la salida de la culata, en los motores de cuatro tiempos, y con la lumbrera de escape, en los de dos. Al final de su recorrido, tienen el silenciador, que evita la salida libre de los gases, amortigua el sonido y hace de filtro de impurezas muy contaminantes.

En los motores de cuatro tiempos, existen diferentes combinaciones a la hora de evacuar los gases. Son los llamados dos en uno, cuatro en uno, etc. Normalmente, los fabricantes hacen pruebas y acaban por poner la combinación que mejor resultados ofrece al rendimiento del motor. Por ejemplo, en las motos Custom, se montan escapes independientes, para favorecer el rendimiento de bajos y medios pero, en una deportiva, se suele montar un cuatro en uno.

En el interior de los silenciadores o silenciosos, se instalan una serie de tubos y placas, que acaban conformando un laberinto que fuerza a los gases a recorrer un largo camino, perdiendo, así, su sonoridad. Además, se suelen rellenar de fibra de vidrio, que mejora esta función.

TIPOS DE SILENCIOSOS:

Carbono: Muy ligeros, atenúan de forma muy eficiente las ondas sonoras y son muy eficaces.

Aleación ligera: Normalmente, de aluminio, también de titanio, más rígido y ligero.

Acero: Muy sólidos y de larga duración, mayor peso, peores propiedades de absorción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *