Breve descripción de un scooter

Lo primero, las scooters no tienen marchas, tienen un vareador que provoca que conforme aumenten las revoluciones del motor, una polea modifique su radio interior por fuerzas centrífugas. Últimamente, este radio interior se modifica mediante un solenoide gestionado electrónicamente por una centralita

La demás partes son un embrague centrífugo (es la polea de la derecha del vídeo). Consiste en dos ruedas concéntricas, una dentro de otra. La de dentro, la del centro, se le aplica la fuerza mediante la correa que ves. Cuando llega aun determinado régimen, se expanden por fuerzas centrífugas unas masas que lleva incorporadas, rozando con la rueda exterior, la que ves en el vídeo. Ésta es la que está engranada a la rueda y la que aplica la fuerza a la rueda. A su vez, esta polea también modifica su radio interior para aumentar el régimen de giro conforme lo hacen las revoluciones. Está entre el motor y la rueda trasera, a un lado. Hace también las veces de basculante para soportar todo el eje trasero.

El motor:

El motor es convencional y suelen ser de dos tipos: de dos tiempos o de cuatro. Casi todos refrigerados por agua, porque están protegidos por muchos plásticos de la moto y refrigeran mal de por sí.

Los de dos tiempos, cada vez que sube el pistón baja con fuerza debido a que siempre hay una explosión que lo empuja.

El de cuatro, sólo un viaje de cada dos tiene fuerza, pues el otro viaje lo hace para expulsar los gases.

Reportaje completo del funcionamiento y tipos de motores de 4 tiempos

De cuatro tiempos, la gran mayoría es de un solo cilindro, porque las escooteres no necesitan gran potencia y con un solo cilindro dan de sobra. Las que más tienen, dos en paralelo por aquello de ahorrar espacio. Lo malo de las monocilindricas es que vibran mucho. El motor suele estar atrás y abajo, lo más abajo posible para bajar el centro de gravedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *