Consideraciones cuando sufrimos un accidente

CONSIDERACIONES PREVIAS

1.- Cubrir la Declaración Amistosa de Accidentes (DAA) NO es OBLIGATORIO, aunque SÍ es muy CONVENIENTE, dado que minorará los plazos de resolución de un siniestro y, por tanto, las órdenes de conformidad a los talleres para el arreglo de los vehículos siniestrados.

2.- El plazo para entregar el parte en nuestra compañía es de 7 días como máximo.

3.- El parte tiene dos hojas. Cada uno de los intervinientes en el accidente debe quedarse con una copia, que entregará, en el plazo ya mencionado, en su compañía de seguros. NUNCA se podrá retocar o reflejar nuevos datos en la parte de delante del original o de la copia, una vez que hayamos separado ambas. Original y copia deben ser exactamente iguales y con los mismos datos. Puede ser que, en el accidente, haya implicados más de dos vehículos. En el supuesto caso de que alguien frena y provoca un choque en cadena, ese vehículo cubrirá una parte con el de atrás y el de atrás tendrá que cubrir dos, el que ha cubierto con el primero (golpe por delante) y otro con el que le ha dado por detrás y así, sucesivamente, hasta el último, que cubrirá un con el coche al que embistió.

4.- El parte define, en principio, dos vehículos: VEHÍCULO A y VEHÍCULO B, con todos sus datos y las circunstancias del accidente. Da igual el que se elija (el A o el B) pero, una vez elegido uno, se cubrirá así, en todo el parte, incluyendo el croquis, donde se pondrá, encima del dibujo de cada vehículo, la letra “A” o la letra “B”.

5.- En la parte trasera de las páginas que componen el boletín, existen unos cuadros donde se deben reflejar los datos de otros vehículos implicados en el siniestro, autoridades que hayan intervenido, daños a otros bienes, etc. Aquí, cada conductor escribirá lo que le apetezca, ya que son páginas que no se copian.

6.- Si se hace el parte amistoso, éste debe estar correctamente cumplimentado y FIRMADO POR LAS DOS PARTES involucradas. Si no va firmado por ambas partes, el siniestro no podrá ser tramitado por medio de esos convenios internos ni por los sistemas informatizados que agilizarían su resolución. Hay que dejar claro que NO HAY POR QUÉ ASUMIR CULPA alguna, por lo que la firma no compromete a nada. La culpabilidad la dirimirán los tramitadores de las compañías de seguros, a la vista de la información reflejada en la misma. Pero si tenemos claro que la culpa es del otro y éste está de acuerdo, no está de más poner en las observaciones que se declara culpable y que lo firme.

7.- Si el otro implicado se niega a hacer el parte amistoso o lo hace en desacuerdo, reflejando, a propósito, datos erróneos o haciendo mal el croquis, no se debe firmar. Lo mejor, en este caso, es llamar a atestados de la Policía Local o de la Guardia Civil en su caso, aunque es posible que se nieguen a acudir o dilaten el tiempo para hacerlo si no se les dice que hay heridos o circunstancias agravantes por lo que no estaría mal decir, por ejemplo, que es posible que uno de los conductores vaya ebrio.

8.- En caso de necesitarlo, un ATESTADO es muy útil y prevalecerá sobre el parte. No es lo mismo que los de atestados cubran el PARTE y lo den a firmar a que levanten un ATESTADO del accidente. El atestado es oficial y se hace reflejando mediciones, además de que tiene fuerza de prueba pericial en un juicio. En cambio, un parte amistoso, no.

9.- La palabra “herido”, no significa que a alguien se lo tengan que llevar en ambulancia. Si duele el cuello o una muñeca del golpe, se ESTÁ HERIDO, y se pondrá así en el parte porque puede ser que el dolor desemboque en algo más serio de lo que parece.

10.- Lo que no se indique en el parte, los tramitadores de siniestros no lo van a adivinar así que se debe tomar el tiempo necesario para cubrirlo y reflejar, en él, TODA la información que se pueda, sobretodo, en el croquis del accidente, poniendo direcciones, dibujando las señales, número de carriles, dirección que llevaban los vehículos, dibujándolos, etc.

COMO CUBRIR EL PARTE

El parte amistoso es un cuadernillo compuesto, normalmente, de una cubierta azul plegada en dos que, cuando se abre, hace las veces de respaldo a las 2 hojas interiores que se autocopian.

El parte tiene 4 partes:

PRIMERA PARTE: Datos de la ocurrencia del siniestro. Aquí se ha de cubrir la localización de la dirección, fecha, hora, etc. del accidente así como si hay HERIDOS y los datos de los TESTIGOS, en caso de que los hubiese.

SEGUNDA PARTE: Datos de los implicados: nombre, dirección… que aparezcan en la póliza. Datos de los vehículos: marca, modelo, matrícula, color… Pólizas de seguro: Compañía, número de póliza…Conductores: nombre, dirección…También hay que indicar el punto de choque en el VEHÍCULO. De los 3 modelos que aparecen, se elegirá cuál es el más parecido y se pondrá una flecha o una cruz en donde se haya recibido/dado el golpe. Debajo, se describe, detalladamente, cuáles son los daños que se aprecian y, más abajo, hay un campo de observaciones en el que se reflejará cualquier otra información o circunstancia que parezca relevante.

TERCERA PARTE: Descripción del accidente. Aquí, se marcan, con cruces, las circunstancias del accidente.

CUARTA PARTE: Croquis y Firmas. Este croquis se debe dibujar como si se estuviese viendo la escena desde arriba. Se deben dibujar los coches, poniéndoles encima la letra (A o B) y la dirección que llevaban, señalándola con una flecha.Sería interesante que se anotase cuál es la parte delantera y cuál, la trasera del coche, para lo que se pueden dibujar unos triángulos, a modo de faros, encima del capó. Hay que dibujar claramente los carriles, dibujar las señales existentes, aparcamientos aledaños, etc. TODO lo que pueda ayudar al tramitador a hacerse una idea CLARA de cómo sucedió el accidente.

CONCLUSIONES:

– Siempre es mejor cubrir el parte, que no cubrirlo pero siempre “por las buenas”.
Agilizará las reparaciones y resolución del accidente.

– Si se dispone de una cámara de fotos, no estará de más hacer unas
cuantas.

– Si no hay acuerdo con el contrario y hay discusión o la misma sube de

tono, es mejor llamar a atestados.

– Si se tiene la sospecha de que el conductor del vehículo contrario ha bebido o está bajo los efectos de estupefacientes, se ha de llamar, inmediatamente, a Atestados y, cuando lleguen, hacer constar que se quiere que realicen la prueba de alcoholemia.

– Si el contrario no quiere esperar a atestados o directamente se da a la fuga, lo mejor es quedarse con la mayor cantidad de datos posibles (marca, modelo, matrícula, color, aspecto físico del conductor…), y llamar, urgentemente, a Tráfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *