Consejos : ropa para el verano

La Ley de Murphy dice: «Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

Y ten por seguro que es así. En relación a esta gigantesca afirmación, también podemos añadir otra: «a perro flaco, todo son pulgas»

Con el verano a las puertas, empezamos a hacer planes sobre todo de ocio a la vez que se van cerrando los ejercicios empresariales y escolares, y muy mala suerte sería que tuviéramos un percance a estas alturas del año cuando empezamos a recoger lo que hemos ido sembrando. Es por ello, que si no hemos tenido toda la suerte que hemos deseado, no vamos a tentar al demonio para acabar peor aún.

Lo decimos porque aunque el buen tiempo que se avecina incite a ir ligero de ropa, no debemos acceder a semejantes seducciones.Consejos : ropa para el verano

En el scooter, la máxima precaución.

Se empiezan a ver moteros en camiseta y lo que más, sin guantes. Cualquier percance hará que apoyemos las manos en el suelo y el daño será directamente proporcional a la velocidad que llevemos. En ciudad, a poco que vayamos, los 50 km/h obligatorios del centro urbano son fácilmente superados, mientras que en trayectos interurbanos, las velocidades ya se disparan.

Sinceramente, ir en camiseta de tirantes, con chanclas y ataviados con unas bermudas de cintura para abajo como única protección, debería estar penado.

Para las manos, un método de los más eficaces y efectivos a la vez que económicos, son unos buenos guantes de cuero bovino o vacuno que podemos encontrar a un precio irrisorio en cualquier ferretería o centro del bricolaje. Son exactamente igual que los que podemos encontrar en una buena tienda para el motorista a un tercio del precio. Por tres euros, tienes unos excelentes guantes. Además, protegen de los impactos de los insectos y las piedras que lanzan el resto de los vehículos que confluyen por la calzada.

 La madrileña auto-escuela Valverde sita en Fuencarral norte ha equipado a sus alumnos con estos guantes

Una famosa marca de material y accesorios para la construcción ha sacado una línea de guantes que pasarían desapercibidos en la vitrina de una tienda de accesorios para el motorista.

Procurar, eso sí, que no se vean demasiado los logos del dorso del guante.

Este tipo de guante nos socorrerá casi por completo de un percance a una velocidad baja-media, refrigeran en cuanto adquirimos movimiento, no se calientan por el sol y logran una enorme comodidad con poco uso. Eso sí, en invierno no sirven para nada.

Consejos : ropa para el verano

Tener en cuenta por último, que las heridas en las manos curan fatal y muy lentamente debido a la cantidad de articulaciones que tiene y la flexibilidad de la piel debido a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *