Yamaha Majesty 400 – Eficacia y elegancia en uno

Yo sabía que este momento podía llegar. Lo que nunca llegué a imaginarme es que ocurriera con la que para mí era esta gran desconocida. Sí, vale, la vi por la calle y no puedo negar que me llegó a llamar la atención, pero jamás pensé que esta sorpresa vendría de la mano de este maxiscooter. Aquí estoy, frente al cursor con el reportaje más corto que jamás haya podido escribir. Perfecta, o casi. Ya está todo dicho, porque si describo todos y cada uno de los detalles que la encumbran hasta el segundo puesto del podio, seré seguramente más que malinterpretado alegando que he sido alienado por la marca de los tres diapasones. Es fácil llegar a esta conclusión cuando el primer puesto lo ocupa indiscutiblemente la reina de las dos ruedas en general, la Yamaha T-Max 500. Pero si quieren, podemos hacer un pormenorizado recuento de los motivos por los que he llegado a esta clara conclusión.

scooters-yamaha-majesty-1571

 

Yamaha Majesty 400, analizando la carrocería

Si empezamos por el aspecto físico de esta descripción, tendríamos que comenzar por resaltar la poca altura del asiento, tan solo 760 mm, Si lo combinamos con el ancho del sillín, el cual nos limita a la hora de echar la pierna al suelo, descubrimos que son cotas que la hacen accesible a todas las estaturas. El peso es la otra variable que debemos tener en cuenta para todos aquellos, más en las chicas, para no llevarnos sustos en las paradas frente al semáforo.

En la Majesty son 220 kilos, 223 con ABS el cual no fue nuestro caso, pero al estar repartidos en un scooter tan bajito no tenemos problemas de desequilibrios inesperados, aunque luego veremos en qué posición se encuentra el centro de gravedad dinámicamente. Pero si empezamos a hablar desde el principio, que es salir con ella por la ciudad, deberemos recalcar el casi perfecta de la descripción del comienzo. Son 1.565 mm los que hay entre ejes, uno de los mayores que hemos observado, que junto a su realmente bajo centro de gravedad y las ruedas de 13” detrás y de 14” delante, le dan una estabilidad excepcional, pero se vuelve en su contra cuando le pedimos maniobrabilidad, asunto que junto al ancho delantero no nos permite ratonear entre el tráfico.

 

scooters-yamaha-majesty-1574

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *