Piaggio MP3 Hybrid – Acceso al futuro

Dice la leyenda que Ferruccio Lamborghini empezó a fabricar coches deportivos después de una discusión con Enzo Ferrari al descubrir que sus deportivos tenían piezas comunes con los tractores que fabricaba el primero. Todo empezó cuando desmontó su 250 GTB tras consecutivas averías en el embrague que ningún taller pudo erradicar, y tras obtener él mismo la solución y comunicársela a Ferrari, éste le contestó que “un fabricante de tractores no podía entender sus coches”.

Lamborghini tomó aquello como una ofensa y lo convirtió en un objetivo claro: fabricar coches deportivos mejores que los del Cavallino Rampante. A la vista está, que el objetivo quedó superado. Y con creces. Parece como si a Piaggio le hubiera sucedido algo parecido.

scooters-piaggio-mp3-hibrid-136

Hemos podido probar el MP3 Hybrid de la marca italiana, y esta ha sido una de las muchas impresiones que nos ha dejado este portento tecnológico. Porque es eso. Es tal el avance tecnológico en este scooter de 125 c.c. que deberemos esforzarnos para mantener la boca cerrada.

6 comentarios en “Piaggio MP3 Hybrid – Acceso al futuro

  • 22 junio, 2010 en 7:59 pm
    Permalink

    Más razón que un santo. Lo que no sé es cómo me lo ha dejado pasar el procesador de textos. Se conoce que lo permite como derivada del verbo vestir. Gracias de nuevo.

    Responder
  • 23 junio, 2010 en 4:18 pm
    Permalink

    PERO EN LAS ROTONDAS NO SE SENALIZA SOLO CUANDO SALES DE ELLAS? YA HAN CAMBIADO LAS NORMAS OTRA VEZ?

    Responder
  • 29 junio, 2010 en 1:40 am
    Permalink

    Las leyes de trafico fueron creadas por y para los coches desde el principio, así como las toda la infraestructura viaria. Cuando se acuerdan de las motos, es solo para imponerles obligaciones con respecto a los demás usuarios en el 99% de las ocasiones, y cuando no es así, cualquier cosa que pudiera beneficiarnos, es machada en la práctica con el beneplacito de la autoridad. Es por tanto, no ya aconsejable, sino imprescindible para sobrevivir en medio del trafico rodado a los motoristas, ciclistas y también peatones habituales, acumular respuestas basadas en la experiencia que muchas veces entran en conflicto con las leyes establecidas y nos pueden costar algún dineron, pero que nos mantendrán a salvo, con un poco de suerte.

    Responder
  • 29 junio, 2010 en 1:55 am
    Permalink

    Uno de entre los infinitos casos que pueden darse a un novato es este… Aconsejo usar el rabillo del ojo un instante cuando este un poco despejado. Si hay algún coche muy pegado detrás, no ponerse a la derecha rozando las puertas (que podrían abrirse de pronto), ni permanecer en medio del carril, pués nos pasarán rozando… Hay que ir mas bien a la izquierda en nuestro carril, evitando siempre dejar el espacio suficiente para intenten pasarnos por la derecha. Si el del coche es muy cansino y se impacienta, no correr mas… al reves, aminorar para ver si termina pasando de una vez. Y atención, cuando pensemos que realizará la maniobra, pués probablemente de algún volantazo o similar para mostrar su enfado. También si no nos ha perdido de vista, atención en el próximo semaforo con ese tipo tan habitual, al ponernos a su lado o simplemente cuando nos frene delante. Lo mejor es perderlo de vista. Todo esto, corregido y aumentado a horas punta con embotellamientos de enlatados.
    Novatos, no espereis a frenar en el último momento sin saber lo que llevais detrás. Igual al cambiar de carril o incluso al moveros en el vuestro. No freneis con el de alante en pintura, ni sobre rejillas o tapas metálicas y por supuesto mucho menos inclinados. Apurar siempre con el de atrás primero y tanteando con el de dalante todo lo que haga falta después. Andar al loro con cualquiera que vaya demasiado deprisa o demasiado lento, con indecisos… en rotondas sobre todo “piensa mal y acertarás…”. En cruces igual, aunque lleveis preferencia. Bueno, sería interminable. Un saludo y suerte.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *