Kymco Xciting 500 i ABS

Segunda opinión sobre la Kymco Xciting 500

Kymco se sitúa de lleno y sin complejos en el segmento de los maxiscooter y lo hace, con la tónica general de toda su gama, teniendo un precio contenido como prioritario argumento comercial.
La inercia puede llevarnos, y me consta que así lo hace con muchos, a comparar este Xciting con otros scooter que cubican lo mismo, pero que, bajo mi punto de vista, sólo por ello no está en la misma categoría. Opino que compararlo con otro que tiene dos cilindros y cuesta un 60% más no guarda mucho sentido, o al menos carece de interés, porque sus clientes no tienen ni las mismas pretensiones ni están dispuestos a gastarse lo mismo.
Sí podemos decir, sin embargo, que habiendo llegado el segmento de los maxiscooter a adquirir la consideración de caro, este Kymco 500 Xciting lo rebaja sensiblemente y ofrece la posibilidad de hacer desplazamientos diarios interurbanos entre 100 y 150 km con suma comodidad –vas sentado sobre un auténtico sofá que alberga debajo la capacidad de un top case-, con la protección aerodinámica que proporciona una carrocería de logrado diseño y con la seguridad que aportan unos frenos equipados con ABS y un monocilíndrico de 500 con más de 38 CV para escapar sin problemas, con un golpe de gas, de las encerronas espontáneas que nos prepara con frecuencia el tráfico de cuatro ruedas.
En el único terreno en el que Kymco quizá sí haya entrado en el cuerpo a cuerpo directo con todos los demás es en la guerra abierta que se han declarado todas las marcas entre sí para conseguir la estética más agresiva y sideral de mercado. La de este Xciting salta a la vista con la primera imagen que retengamos de él, sea cual sea el ángulo desde el que le observemos.

Pegas:

1ª.- La escasa retención que logra el freno delantero; una escasez que sin embargo se ve prácticamente compensada por una inédita efectividad del disco trasero. En un primer momento, esta llamativa diferencia llegó a hacerme pensar que la marca taiwanesa había montado un sistema de frenada combinada o de frenada integral. Más tarde comprobé que no es así.
2ª.- La distancia libre al suelo. A pesar de haber guardado mi alma de quemado en el cajón de la mesita de noche, no sin un esforzado ejercicio de mentalización, no pude evitar sorprenderme cuando el extremo de la pata de cabra me dio un sonoro toque inclinando sobre el lado izquierdo, el de las rotondas. Observando posteriormente su diseño, te das cuenta de que todo viene obligado por la propia concepción socooter -de éste y de cualquier otro- que aloja su motor sobre el brazo izquierdo del basculante. En cilindradas más pequeñas no resulta tan determinante sobre la distancia libre al suelo; sin embargo, cuando el propulsor crece hasta el medio litro o lo supera, el asunto se complica por una mera cuestión de espacio.

Los frenos

Como en la traducción errónea de El Señor de los Anillos dice: “No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida” (realmente es: no todo lo que reluce es oro). Aunque las tres pinzas estén pintadas de rojo, dos en la rueda delantera y una en la trasera, los manguitos sean metálicos, las manetas sean ajustables aunque esto no influya en la frenada, tengan dos pistoncillos por caliper y los discos sean lobulares no quiere decir que la Eksaitin tenga una frenada espectacular. Ojo, que su ABS es de película con una centralita Bosch bicanal, la más ligera de los velocípedos de dos ruedas con tan solo un kilo y medio, pero que para hacerle saltar hay que apretar como si fuera el cuello de la suegra lo que tenemos en la palma de la mano. Le falta frenada que suplimos con la maneta del otro freno los cuales no están combinados, o sea, que apretando el delantero no actuamos el trasero a la vez, y disfrutamos como un enano frenando más de uno que de otro según la curva, según la distancia al semáforo, según la velocidad de entrada, según la velocidad con la queramos salir, etc. Al final es como todo, pillarle el rollo, como dirían los dos de antes.

Quisiera yo pensar de forma egoísta y egocéntrica que los de Kymco me han escuchado las denuncias y la vergüenza ajena por los manuales de usuario que entregaban con los vehículos de su marca. En esta ocasión explican y lo que es más, aconsejan con muy buena sabiduría cómo debería usarse y practicar los elementos importantes de tu nuevo scooter como son el acelerador y los frenos y con explicaciones efectivas y útiles de los funcionamientos de la moto. Un diez para los redactores del manual y otro para los traductores, porque los antiguos eran de eso, de vergüenza ajena. En dicho manual se pueden descubrir cosas tan tontas pero sumamente útiles como que el respaldo es ajustable. Cosas que pasan cuando te lees el manual después de entregar la moto.

Es buena criatura la Xciting 500 ABS (lo siento Carlos por pronunciarlo mal), con su cargador de móvil en el maletero, que se me ha olvidado decirlo y en el que me cupo un Shoei como un piano de cola. No es mala bicha, no.

Un comentario en “Kymco Xciting 500 i ABS

  • 25 enero, 2017 en 9:15 am
    Permalink

    Hola, yo tengo la Xciting 400 hace tres años, estoy encantado y posiblemente me vaya a babear al escaparate de Kymco para ver esta moto, pero no entiendo que moto Kymco tuvo el que hace la critica, el libro de instrucciones es impecable, el de la Superdik 300, igual, a lo mejor habla de las primeras Kymco, porque la Yup 250, tambien tenia un buen manual. Otra cosa a comentar es el consumo, la mia gasta mas de 5 litros y yo no la aprieto demasiado, dudo mucho que esta moto baje de ese registro. No es una barbaridad pero tampoco me parece su mejor virtud.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *