Kymco Grand Dink 125 – Prueba – Único en su especie

Hablar del nuevo Kymco Grand Dink 125 es como hablar de un Tesla: no hay nada anterior parecido. Si bien es cierto que se trata del restyling del scooter más emblemático de la marca taiwanesa, este nuevo scooter absolutamente en nada se parece a su versión anterior. Eso sí, esperamos que haya heredado su testarudez infinita a dejar de funcionar.

Aprovechando la presentación oficial en la que ha estado presente Portalscooter.com, hemos querido saber de primera mano si el nuevo Grand Dink 125 ha sufrido un cambio drástico en lo que a mecánica y fiabilidad se refiere, pues es el segundo punto más importante para los usuarios a la hora de adquirir un nuevo vehículo.

Kymco asegura que el nuevo Grand Dink 125 del 2016 ha experimentado un considerable refuerzo en todos sus sistemas, incluidos los secundarios como carenados, cúpulas, asientos, etc.

Sin embargo, el cambio más drástico en el que está llamado a sustituir el actual Super Dink 125 como buque insignia de la marca, está en el motor. El nuevo monocilíndrico de 4 válvulas acata más que de sobra lo que ninguno otro del sector: la restrictiva y limitativa norma anticontaminación Euro 4.

La “trampa” para estar un 65% de media por debajo de los límites de la norma europea podría ser un consumo menor y una consiguiente menor eficiencia motor. Pero no, no es así. Cierto es que el consumo es notoriamente menor, pero 50 años de experiencia en el desarrollo y fabricación de motores tienen que notarse en algo, y es que a menor consumo, las performances del motor son ilógicamente mejores.

El sonido es diferente, los gases de escape no huelen a ese particular olor a gasolina quemada, la aceleración es mayor y las respuestas generales del motor han sido mejoradas.

¿Qué sensaciones se tienen a los mandos del nuevo Kymco Grand Dink 125?

En Portalscooter.com damos más importancia a la mecánica y fiabilidad que a la estética, por lo que hablaremos de ésta en último lugar.

Nada más acoplarnos sobre este nuevo Grand Dink 125 detectamos un asiento muy bien estudiado. Quizás dé la sensación de cercanía al escudo delantero, pero hay sitio de sobra para las piernas. El asiento del piloto tiene forma cóncava ofreciendo al piloto una enorme sensación de seguridad, que luego en marcha se multiplica sobre todo en frenadas fuertes o de emergencia.

Al acelerar, se notan esos casi 13 caballos. Ya le gustaría a más de un ingeniero saber cómo en Kymco han reducido el consumo y aumentado las prestaciones.

La geometría del nuevo Grand Dink 125, junto a sus generosos neumáticos (120 del/150 atr) de perfil triangular nos transmiten una confianza y agilidad cuando la requerimos en velocidad baja y media, a la vez que a altas nos avisa que difícilmente vamos a encontrarle los límites. Hemos ido fuerte en esta primera toma de contacto para poder decir que sabemos de lo que estamos hablando y, como un Flight Test Pilot, hemos realizado todas las pruebas de conducción que hemos tenido ocasión. Y la conclusión tras esta exhaustiva prueba es un sobresaliente alto.

El escudo delantero, que en entorno de ciudad apenas tiene importancia excepto cuando llueve, protege de sobra cuando salimos a entornos interurbanos porque sí, la respuesta es afirmativa: supera los 100 km/h.

¿Le cuesta alcanzarlos? Pues sorprendentemente no, a pesar de ese bajísimo consumo al que nos hemos referido.

¿Los mantiene? Bueno, no es su punto fuerte.

¿Los supera? Sí. Hemos llegado a alcanzar los 120 km/h, y si te escondes bien detrás de la espléndida cúpula, los mantienes.

Pero hay un sistema que apenas se le da la merecida importancia, la frenada. Realmente es más importante frenar con seguridad que alcanzar altas velocidades. El nuevo módulo Bosch 9.1 de dos canales para gestionar el ABS durante la frenada de sendas ruedas se puede considerar una obra de arte. Resulta en ocasiones detectar que el módulo está trabajando en segundo plano para asegurarnos una frenada segura. Apenas se manifiesta en las manetas y la repercusión en los neumáticos es suave y nada abrupta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *