Kymco Agility City 2016 – prueba contacto – 100% Urbana

La nueva Agility City presentada por Kymco para este 2016 es un scooter completa y absolutamente urbano. Posee un nuevo propulsor que ofrece unos muy justos 9 caballos, y que acata con holgura las exigencias de la normativa anticontaminación Euro 4. Con esta legislación, las motos tienen que ser capaces de emitir un 56 por ciento menos de CO que las motos del Euro 3. Una moto con Euro 3 se le permitía que emitiese 2.620 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Con Euro 4 sólo podrá emitir 1.140 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

Carlos Wang, director de Kymco España, describió en primera persona a Portalscooter cómo han conseguido tamaña proeza. El truco está en consumir menos, y cada gramo de combustible es oro a la hora de ajustarse a la nueva normativa. Gran parte del trabajo estaba realizado al abandonar el obsoleto sistema de alimentación por carburación, pero aún así, la batalla contra la polución no estaba ganada. Kymco ha conseguido alimentar al pequeño propulsor y contaminar menos de lo que la norma europea exige.

Dentro del panorama del comportamiento de la Agility City 2016, hay que resaltar el hecho que es un scooter completamente urbano, de forma que el uso interurbano no es su fuerte. Sus 9 caballos no le otorgan la suficiente solvencia como para pelearse con el resto de vehículos en el entramado de autovías y circunvalaciones de grandes capitales.

Eso sí, en la calle no hay quien le tosa. Su estrecho manillar y figura esbelta la convierten en una auténtica culebra entre atascos y calles saturadas de tráfico. No hay absolutamente nada que le impida el paso a la reestilizada Agility City. Éste es, sin duda alguna, su punto fuerte y con el que vence a cualquier adversario.

Se ha reducido el tamaño de la rueda trasera, de forma que con la nueva de 14 pulgadas, el cófano bajo el asiento posee más espacio para incluso un casco integral, asunto en el que su predecesora pecaba por falta de espacio.

No son demasiados los 9 caballos para propulsar los 131 kilos de la Agility City 2016, en la salida de semáforos se echa en falta alguno más. Sin embargo, no hace falta recordar quién ganó en la carrera entre la liebre y la tortuga. Así mismo, la velocidad punta tampoco es su fuerte, por lo que, como hemos mencionado con anterioridad, los trayectos interurbanos no están recomendados a no ser que sean cortos y sin exceso de tráfico pesado.

En el tema de la frenada (más importante es frenar a tiempo y con seguridad que acelerar sin mesura), la Agility City posee un sistema de frenada combinada sin ABS llamado CBS (Combinated Brake Sistem, Sistema de Frenada Combinada) mediante el cual, el puño derecho se dedica a aumentar la velocidad y el izquierdo a reducirla drásticamente. 3 pistones delante y dos detrás se pueden actuar individualmente, pero con el CBS es 1 delante y dos detrás (35-65% de relación de frenada entre ejes) los que actúan simultáneamente para frenar a la Agility Citty en seco. Y no exageramos. La mejor forma de expresarlo es mediante el siguiente símil: el botón del pause de un reproductor de vídeo, congelando la imagen. El freno izquierdo de la Agility City tiene el mismo efecto que ese botón.

La guantera delantera añade el detalle de un enchufe de 12 voltios para cargadores de móvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *